Así se calcula tu prestación por desempleo

El subsidio y la prestación por desempleo se calculan en función de los meses cotizados a la Seguridad Social y de las responsabilidades familiares del trabajador. Se consideran hijos a cargo aquéllos que no superen los 26 años o los menores de edad acogidos en el hogar que no cobren más del Salario Mínimo Interprofesional – SMI -. Los mayores con discapacidad también se tienen en cuenta al igual que los hijos para realizar el cómputo.

La cuantía mínima es de 426 euros mensuales y la máxima asciende a 1.398 euros, y el ingreso de realizará entre los días 10 y 15 del mes inmediato al que corresponda el devengo. En cualquier caso, es imprescindible distinguir entre los desempleados que hayan trabajado más o menos de un año.

Menos de un año trabajado

Los desempleados que hayan cotizado menos de un año a la Seguridad Social podrán percibir un subsidio equivalente al 80% del Indicador Público de Renta de Efectos (IPREM), es decir, 426 euros al mes. En el caso de los contratos a tiempo parcial, esta cantidad se percibirá en proporción a las horas trabajadas en el último contrato.

Para la duración del subsidio, se tendrá en cuenta el número de meses cotizados y las cargas de su familia. Si se tienen responsabilidades familiares, la duración de la prestación será de 3, 4 ó 5 mensualidades para cotizaciones de 3, 4 ó 5 meses, respectivamente. Quienes hayan cotizado 6 o más meses, la duración del subsidio podrá llegar a las 21 mensualidades.

Los parados que no cuenten con familiares o mayores discapacitados a su cargo tienen derecho a percibir 6 mensualidades, siempre que hayan trabajado como mínimo medio año. En el caso de los exempleados fijos discontinuos, su subsidio será equivalente al número de meses cotizados en el año anterior a la solicitud.

Más de un año trabajado

La cuantía de la prestación para desempleados que hayan trabajado más de un año depende de las bases de cotización a la Seguridad Social durante el último medio año. Para conocer la base reguladora, se calcula una media de las bases de cotización de los últimos 180 días.

El primer medio año se cobra el 70% de la base reguladora mientras que los 18 meses posteriores se percibe el 50%. Al importe bruto hay que deducirle la retención de IRPF y la cotización a la Seguridad Social.

En este caso, las cargas familiares repercuten en las cantidades máximas a percibir en vez de en la duración de la prestación. Si el trabajador parado cuenta con responsabilidades familiares, cobrará un mínimo de 665 euros y un máximo de 1.398 en función del número de personas a su cargo. En otros casos, las cantidades oscilan entre los 497 y los 1.087 euros.

La duración de la prestación está ligada a las cotizaciones realizadas en los últimos 6 años, siempre que no se hayan tenido en cuenta para otra solicitud similar. Los trabajadores a tiempo parcial salen favorecidos, ya que sus jornadas se contabilizan como si fueran completas.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio