Guía práctica sobre los seguros de responsabilidad civil

El alcance de la responsabilidad civil viene tipificado en el propio Código Civil, que establece que el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia está obligado a reparar el daño causado y que la obligación que impone la regla anterior es exigible, no sólo por los actos u omisiones propios, sino por los de aquellas personas de quienes se debe responder. Como esto puede suceder en diversos ámbitos, hay distintos seguros de responsabilidad civil que pueden protegernos de los efectos de esos daños.

Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda, si tenemos animales domésticos también somos responsables de los perjuicios causados por los mismos. De la misma manera, profesionales o empresarios también pueden ser responsables de daños producidos en su desempeño (propio o de sus -empleados),etc.

Los seguros de responsabilidad civil

Los seguros de responsabilidad civil son aquellos que se contratan para cubrir estos hechos de manera que se hagan cargo de las indemnizaciones que puedan derivarse de esa responsabilidad y que puedan resultar a cargo del asegurado como consecuencia de daños materiales, personales y los perjuicios ocasionados a terceros durante la vigencia de la póliza, y que tengan su origen en la actividad descrita en el momento de la contratación de la Póliza

Teniendo en cuenta que las circunstancias que pueden originar una derivación de responsabilidades son varias, hay diferentes seguros de responsabilidad civil que pueden cubrir esas diferentes contingencias.

Responsabilidad civil personal y familiar

Desde el punto de vista de la responsabilidad civil personal podemos destacar que hay determinados seguros que cubren la misma dentro de unas condiciones específicas. Por ejemplo, el seguro de automóviles es un seguro de responsabilidad civil que, entre otras cosas, protege al conductor de reclamaciones de terceros que puedan verse dañados física o materialmente por su actividad al volante.

De la misma manera, el seguro de cazadores es un seguro de responsabilidad civil que cubre al asegurado de los daños que pueda producir en la práctica de la caza

Desde un punto de vista más general, e incluyendo la responsabilidad civil de todos los componentes de una familia, el seguro de hogar suele incluir una cobertura de responsabilidad civil que incluiría el pago de las reclamaciones civiles contra los integrantes de la unidad familiar ya no sólo dentro de la vivienda, sino incluso fuera de ella.

Esta cobertura se haría cargo, por ejemplo, del pago de los daños producidos por la caida accidental a la vía pública de algún objeto procedente de nuestra vivienda y que pudiera provocar daños a personas o cosas. De la misma manera correría con el pago de las indemnizaciones fijadas por vía civil por los daños provocados a terceros por nuestros animales domésticos. En este aspecto debemos tener en cuenta que determinadas razas de perros, consideradas como peligrosas, no suelen estar incluidas en esta cobertura, teniendo que hacer un seguro específico para estos casos.

La responsabilidad civil profesional y empresarial

De la misma manera que en el caso de nuestro ámbito personal, el hecho de ejercer una actividad profesional también puede ser susceptible de una derivación de responsabilidades civiles por nuestras actuaciones.

Médicos, arquitectos, ingenieros, … es evidente que un error o una negligencia en el desempeño de una profesión es susceptible de un daño a terceros que deba ser compensado. Igualmente en el caso de una empresa, si fabricamos un determinado producto éste puede tener fallos en su funcionamiento y provocar daños a las personas o las cosas.

En una cafetería o un restaurante puede darse el caso de servir algún producto en mal estado que pueda derivar en problemas de salud de uno o varios cliente, una empresa de transporte ha de hacerse cargo de los daños que puedan producirse en las mercancías, etc.

En estos casos podemos ditinguir distintos tipos de responsabilidades, entre otras:

  • Responsabilidad Civil Patronal, que engloba aquellos perjuicios que puedan derivarse de la relación de la empresa con sus trabajadores.
  • Responsabilidad Civil de Productos, que tienen que ver con los daños que pueda causar el producto obtenido y entregado a su destinatario,
  • La Responsabilidad Civil de Explotación, aquella que la empresa deba afrontar como consecuencia directa del desarrollo de su actividad empresarial

La Responsabilidad Civil de los Administradores Societarios

La evolución de la legislación y la posibilidad de la derivación de responsabilidades hacia los administradores de las sociedades mercantiles por hechos o daños que sean achacables al funcionamiento de la empresa hacia terceros o hacia los socios de la empresa ha puesto en boga este tipo de seguros.

De esta manera los administradores de las sociedades en cuestión pueden cubrir la contingencia de que, siendo insolvente la sociedad, puedan ser ellos los responsable subsidiarios de restaurar ese perjuicio.

Consideraciones finales

El seguro de responsabilidad civil trata de trasladar el posible coste que los daños producidos a terceros puede suponer para la economía de una persona, ya sea física o jurídica, a una compañía aseguradora que asumiría ese coste, con los límites establecidos en el contrato, a cambio de un precio pactado.

Obviamente, la responsabilidad última podría ser decretada por los tribunales, que habrían de dirimir, si no hay acuerdo previo, el alcance de los daños y que efectivamente esa persona es la responsable de los mismos.

Ver los comentarios

No hay comentarios aún.

Deja un comentrio